10 razones por las que un ultimátum destruye tu relación

Relaciones10 razones por las que un ultimátum destruye tu relación

Las relaciones tienen que ver con el respeto y la confianza, y dar un ultimátum es la forma más rápida de destruir todo lo bueno. Un ultimátum es cuando obligas o exiges a alguien que haga las cosas en tus términos, dándole la opción de aceptar tu decisión o dejar la relación.

Si bien definitivamente hay razones lógicas por las que las personas deciden exigir estos términos, es una forma tóxica y poco saludable de manejar sus relaciones. No dejes que tus pequeñas peleas resulten contraproducentes y se conviertan en grandes eventos que te cambien la vida y de los que puedas arrepentirte. He aquí por qué hablar siempre es mejor que dar un ultimátum.

1. Malinterpretarlo como algo bueno

Los ultimátums a veces se romantizan o se ven como algo bueno. A menudo, se nos enseña que repartir sus «rompe tratos» es una forma de defenderte a ti mismo y tus deseos. Sin embargo, en realidad es una forma de comunicación egoísta y terrible.

2. El desequilibrio de poder es peligroso

Los juegos de poder son la forma más rápida de arruinar una relación. Una lucha por el poder desequilibra a dos personas, y siempre debes centrarte en la igualdad en tu relación. Cuando las personas sienten que les están quitando el poder, su ego solo puede manejar tanto rechazo y falta de respeto.

3. Empezar un matrimonio con el pie izquierdo

Negociar con tu pareja y encontrarlos a mitad de camino es la base de una relación sana y feliz. El matrimonio genera muchas emociones para las personas, y algunas están más listas que otras para sumergirse en ese hito. Si propone un compromiso cumpliendo una demanda, se necesita una unión normalmente alegre y se convierte en un ataque lleno de presión si alguien no está listo.

4. Fomentan la forma incorrecta de pelear

Si bien los ultimátum de compromiso y matrimonio son definitivamente algunos de los más comunes, por supuesto, hay situaciones con más áreas grises, que acorralan a alguien para que haga demandas. Si una pareja no está siendo tan íntima como te gustaría o si sufre algún tipo de adicción, recuerda no ponerte a la defensiva ni gritar. ¡En su lugar, mantén un estado mental tranquilo y trata de mantener una mente abierta!

5. No se animan a sí mismosreflexión

Ser introspectivo requiere trabajo y requiere que seamos responsables de nuestras propias acciones. A veces es difícil ver la verdad, pero reflexionar sobre nuestros pensamientos y elecciones es una buena manera de descubrir por qué algo nos provoca tanto. Por ejemplo, hágase una serie de preguntas. ¿Por qué es importante una hoja de papel para significar su relación? ¿Debe ser a su manera o por la carretera, o hay otras opciones disponibles?

6. Te permiten mantener tu caparazón puesto en lugar de volverte vulnerable

Ofrecer dos opciones drásticas es una forma segura de mantener las paredes en alto. Protegernos a nosotros mismos es natural, pero si queremos acercarnos más a nuestra pareja, también debemos dejarle entrar en los aspectos imperfectos. Revelar tu debilidad e inseguridad requiere fuerza, y aprender a expresar tus emociones es una de las mejores habilidades que puedes tener.

7. Generan resentimiento

Incluso si la otra persona acepta un ultimátum a regañadientes, ¡eso no significa que quiera hacerlo! No quieren la alternativa de perderte y, como resultado, podrían comprometerse con algo que realmente no quieren. ¿Por qué forzar un matrimonio si solo conducirá a un futuro divorcio? Escuchar las necesidades de los demás es vital: si no están en la misma página, la persona que está cediendo guardará un rencor que crece y crece por dentro.

8. Son manipuladores

Manipular a alguien es lo peor que puedes hacer. Hacer trampa es una forma de infidelidad y manipulación, pero también lo son los ultimátum. Si alguien hace esto, es la última señal de cruzar los límites y presenta una bandera roja para futuras situaciones y conversaciones serias. En un caso como este, los ultimátum se sirven con frecuencia junto con los viajes de culpabilidad. Ambas son tácticas de control.

9. No hay vinculación involucrada

Pelear por temas serios nunca es divertido, pero a menudo hay una luz al final del túnel. Discutir de manera proactiva (mantener la calma, explicar su punto de vista con sinceridad) puede conectarlos y hacerlos más fuertes que nunca como pareja. Pero no hay posibilidad de vincularse cuando establece demandas injustas.

10. Son un signo de impaciencia

La paciencia no es una virtud en todos nosotros, pero es importante que tratemos de comprender que no todo puede suceder en nuestro tiempo. En una relación, tienes que compartir el centro de atención. No se trata de una sola persona. Como individuo, ¡usted debe ser su principal prioridad! Centrarse en otra persona no solo es impaciencia, es una señal de que está desviando sus propios problemas.

Comparte

Popular

More like this
Related

10 cosas «tabú» que realmente pueden mejorar tu relación

Durante años, ha habido debates y convenciones sobre lo...

Qué ponerse este otoño, según las mayores tendencias de street style

A medida que se acerca el clima más fresco...

12 razones por las que tu vida es mejor con una mascota

Las personas posponen tener una mascota porque creen que...

Todo lo que necesitas saber sobre pilates

¿Qué es pilates? Pilates es un ejercicio de bajo impacto...